Sistema político

La reforma a nuestro sistema político está dirigida a tres pilares: repensar la forma en la que elegimos a quienes nos representan, la búsqueda de igualdad real en los procesos democráticos y el reconocimiento de derechos de participación a poblaciones históricamente excluidas en el sistema democrático. Para ello proponemos replantear el modelo de elección de diputaciones, reformular normas electorales para hacer más accesible la participación de todas las personas en elecciones populares, ampliar el derecho al sufragio a personas residentes permanentes y temporales, y garantizar la integridad del sistema democrático al restringir la reelección contínua de las alcaldías. 

Transformar la forma en la que se eligen las diputaciones de la Asamblea Legislativa para implementar la elección por nombres manteniendo la representación proporcional (listas localizadas y sistema mixto proporcional). 

Reformar el Código Electoral para la implementación de elecciones primarias simultáneas, organizadas y supervisadas por el TSE (se financiará por medio del monto ya asignado para la deuda política)

Impulsar la creación de Franjas Electorales que permitan el acceso a espacios amplios de difusión de las propuestas en radio y televisión

Impulsar la no reelección contínua en las alcaldías, de forma que las personas deban salir del puesto al menos un período cuatrianual antes de volverse a candidatear. 

Habilitar la posibilidad de participación con derecho al voto de las personas residentes permanentes y temporales en las elecciones municipales.