Impulsar Ciudades Vivas y al Aire Libre

Las ciudades vivas colocan el enfoque en la diversidad de elementos vivos que componen nuestras ciudades; incluyendo a sus habitantes, su flora, fauna y sistemas naturales, con la accesibilidad de todas las personas como eje transversal en la construcción de espacios públicos seguros, tomando en cuenta el enfoque de género y la integración en el planeamiento de las perspectivas de las personas peatonas, menores de edad, con discapacidad, adultas mayores, en situación de calle y más.

Pensar las ciudades al aire libre implica mirar hacia la sostenibilidad y la convivencia, en busca de integrar espacios naturales con el comercio, la movilidad, el esparcimiento y la recreación, fomentando la apropiación de los lugares de encuentro, cultura e historia, así como la construcción de comunidad y la vida en el espacio público.

Para impulsar las ciudades vivas y al aire libre proponemos:

Implementar mecanismos que aseguren la atención de problemáticas de diversas poblaciones (peatonas, ciclistas, menores de edad, adultas mayores, en situación de calle y otras formas de exclusión) y la integración de los sistemas biológicos y naturales en los procesos de diseño e intervención de nuestras ciudades.

Impulsar legislación que fiscalice la correcta aplicación de las leyes No. 7600 y No. 9877 en espacios públicos y medios de transporte, así como el acompañamiento técnico a municipalidades y gobierno central en la aplicación de la nueva Ley de Movilidad Peatonal No. 9976 en conjunto con la creación de espacios seguros para toda la ciudadanía (aceras, parques, plazas, paradas, transporte público, etc.).

Creación de un proyecto legislativo, alineado con el Plan de Descarbonización 2020-2050 y el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), para fortalecer e implementar los programas y esfuerzos en economía circular a escala municipal.

Impulsar la integración entre los elementos privados de las comunidades y el espacio público de manera que posibilite nuevas formas de comercio (permisos temporales para terrazas en aceras y calles, patentes especiales para camiones de comida, flexibilización de permisos -salud, patentes municipales, etc.- que incentiven el emprendimiento de pequeños comercios locales), y procesos inclusivos que sustituyan la criminalización de las ventas callejeras por la formalización de las mismas. 

Incluir en la planificación e intervención del espacio público los elementos identitarios de las ciudades en busca de la construcción de comunidad y la promoción de la sana convivencia de la ciudadanía.

Incentivos para espacios comerciales abiertos, o espacios cerrados con monitoreo de CO2, ante la pandemia o crisis sanitarias causadas por enfermedades transmitidas a través del aire.